By

Exaltación de San Lorenzo 2016. No queda títere con cabeza.